Nuestras vacaciones en Sayulita…

In Vida

Hola a todas!

¿Cómo les va de regreso a la normalidad? Nosotros con mucho sueño y calor jeje, pero retomando la rutina y el orden, que son siempre necesarios.

Prometí platicarles acerca de Sayulita, Nayarit y sus alrededores. Así como de San Sebastián del Oeste y Mascota, ambos en Jalisco.

Sayulita se ubica en la Costa Sur de la Riviera Nayarit. Manejando desde Guadalajara, hicimos 3.5 horas de viaje. Es el mismo camino hacia Puerto Vallarta, pero lo encuentras antes de llegar.

Primero les cuento porqué decidimos visitar estos lugares… Al llegar a vivir hace casi dos años a Guadalajara, Jalisco, nos dimos cuenta que hay muchísimos lugares que conocer, algunos muy conocidos y turísticos, y otros un tanto más escondidos.

Quería también vivir algo diferente a las vaciones típicas que tenemos, en un hotel, descansando pero sin adentrarnos realmente en los lugares.

Sayulita está de moda gracias a las redes sociales, sobre todo a Instagram y al furor de surfear en su playa. Es un Pueblo Mágico con un aire muy bohemio y hippie, con oferta de arte, artesanías, gastronomía, bebidas, etc.

Hay muchísimo color en las calles, definitivamente es un lugar muy pintoresco

No es un destino con hoteles o resorts de grandes cadenas o restaurantes lujosos, por el contrario todo es muy sencillo. Sin embargo hay lugares con mucho encanto y personalidad.

Hay muchos restaurantes y bares, pequeños pero con mucho encanto y personalidad. Y sí, todo el mundo anda descalzo, aún en la calle

Nosotros rentamos un departamento en Airbnb, afortunadamente tuvimos suerte porque es muy cómodo, limpio y bonito. Está dentro de un condominio donde hay otros dos o tres departamentos y además tiene alberca. Está ubicado a unas cuadras de la playa y del centro de la actividad del pueblo.

Tiene detalles muy sencillos pero muy creativos que hacen agradable la estancia, además muy organizado (así quisiera mi alacena y mi cocina jajajaja), con etiquetas por todos lados.

Las ventajas de viajar por Airbnb es que te permite insertarte en la dinámica del lugar, como si estuvieras en tu casa. Por ejemplo, cada mañana mi esposo iba a comprar fruta y lo necesario para el desayuno en la frutería de la esquina. Podíamos ir caminando a buscar algún lugar para comer o cenar, y salir por la noche simplemente a caminar.

Para una familia tan grande como la mía es una buena forma de viajar, porque en un hotel normal necesito rentar dos habitaciones porque no cabemos en ningún lado.

Las desventajas tienen que ver con esa misma característica de estar en tu casa: hacer desayuno o cena, tender camas, lavar trastes, lavar ropa, etc.

Para asegurarte de rentar un lugar realmente adecuado a tus necesidades en Airbnb asegúrate de analizar el perfil de la persona que renta la casa, ellos tienen calificaciones (así como en Uber) y eso dice mucho. Por otro lado, lee todos los comentarios de huéspedes anteriores y sus experiencias, eso también ayuda bastante.

Esta es la segunda vez que nos hospedamos por medio de esta plataforma y han sido experiencias muy buenas.

Ahora bien, debo ser muy sincera, no todo fue miel sobre hojuelas en Sayulita. Llegamos en domingo y era impresionante la cantidad de gente que había en el pueblo y sobre todo en la playa. Comimos tacos de pescado en The Real Fish Taco, un poco tardado el servicio, pero estuvo bien.

Hay reportes de que esta playa es la más contaminada del país no lo sé, no vi nada extraño, pero no lo dudaría por la cantidad de gente que yo vi en esos días, obviamente era temporada alta. Todas las playas de México estaban así.

Y la verdad que yo no aguanto las aglomeraciones de gente, empiezo a perder de vista a mis hijos y me pongo realmente mal. Así que decidimos buscar alguna playa cercana y encontramos un paraíso: Playa Careyeros y Playa Litibú.

Y nos llevamos la más grata sorpresa del viaje. Agua azul, arena blanca y fina, acantilados hermosos de piedra, bueno, de verdad fuimos los más felices. Estas playas están entre Sayulita y Punta Mita.

Por favor olviden que estoy ahí, miren la playa, el cielo, las formaciones rocosas… es un paraíso

Pero no hay nada, no hay palapas, vendedores, baños, restaurantes, nada… Y por eso me encantó, nosotros llevábamos una sombrilla, tapetes para acostarnos (quien va más preparado lleva toldos y sillas plegables), hielera, latas para la comida, bebidas y bolsas para recoger nuestra basura.

Y así pasamos dos días enteros, disfrutando el mar, la playa y disfrutando estar juntos. Sin lujos, pero también sin motos y caballos pasando, sin gente, sin distracciones.

Pero algo me dice que esto no va a durar mucho, ya está funcionando el hotel Iberostar, y en Punta Mita los hoteles de súper lujo: Four Seasons y Marriot W.

Y seguramente pronto llegarán inversionistas a instalar hoteles. Supongo que eso no es malo, se generan empleos, se activa la economía, pero se pierden lugares que podemos disfrutar todos.

Por último les cuento que hicimos un tour a las Islas Marietas, duró 3 horas de las cuales 2 son estar en lancha en el mar, una de ida y otra de vuelta. Pudimos ver delfines, y en época de invierno es muy común ver a las ballenas jorobadas y a sus bebés.

Las Islas Marietas son un área natural protegida por el Gobierno mexicano, y reserva de la biósfera de la UNESCO. Así que está controlado el acceso, quién llega, quién se va, etc.

Este es el famoso pájaro bobo de patas azules

Pero pudimos hacer esnórkel, ver al pájaro bobo de patas azules que sólo puede ser visto en este lugar, y aunque no pudimos entrar a la Playa del Amor por falta de tiempo, disfrutamos mucho «la aventura».

De regreso en Sayulita, comimos en todo tipo de lugares. Para una comida formal, con cocina internacional, comimos en Don Pedro´s, está a pie de playa y los platillos nos parecieron muy buenos. Eso sí, los precios algo elevados, pero vale la pena.

Los lunes por la noche hay clases de salsa, mi marido y yo nos dimos vuelo bailando.

Los mejores tacos de pescado que he probado están en Tacos y Mariscos «El Rinconcito», el taco gobernador, los aguachiles, los tacos de pescado y camarón capeado son deliciosos. Es una taquería completamente sencilla e informal, precios muy económicos, pero todo limpio y muy rico.

Por las noches hay una vida nocturna agitada, hay música en las calles, bares, mucha gente caminando, eso es bueno, pero hay que decirlo, hay mucha libertad de muchas cosas, gente fumando (no precisamente tabaco), tomando en la calle. Y aunque a nosotros no nos tocó ningún incidente extraño, se los digo para que no les tome por sorpresa, si deciden visitar este destino.

Hasta aquí voy a dejar este relato, me falta contarles de San Sebastián del Oeste, Mascota y de la ropa, trajes de baño, y salidas de playa que usé.

Prometo escribirles pronto…

Recommended Posts

Leave a Comment