YO SOY MI PROPIA OBRA DE ARTE

Todos tenemos habilidades diferentes, venimos empaquetados a este mundo con diferentes dones y habilidades. Bien, pues yo nací con una sensibilidad especial para las artes, y de niña por una u otra razón no pude desarrollar mi habilidad y talento para bailar por ejemplo.

Sin embargo, desde que tengo uso de razón recuerdo la ropa que traía puesta. Mi primer recuerdo consciente es de un viaje con mis papás a la ciudad de Pachuca, Hidalgo y yo debía tener escasos dos años y medio, lo curioso es que recuerdo lo que traía puesto: una capa tejida blanca con rojo y negro y un pasamontañas (mi mamá era muy precavida para los fríos).

Y así sucesivamente, recuerdo perfectamente el proceso de compra del primer conjunto que usé para mi primer tardeada, mi graduación de primaria, recuerdo lo que traía puesto para la cita en la que me hice novia de mi hoy esposo, el traje sastre (bastante feo por cierto) que usé para mi primer entrevista de trabajo, el vestido rojo y chamarra de piel negra que traía puesto cuando me pidió matrimonio, lo que traía puesto cuando me enteré que estaba embarazada y así hasta hoy (por favor no me pregunten las fechas porque esas si que no las recuerdo).

Siempre he tenido ese gusto especial por la ropa, los colores, las formas, la moda, por verme bien y por crear mi propia obra de arte todos los días.

Hay una corriente en la industria de la Asesoría de imagen que maneja los Principios del diseño aplicados a la Imagen personal: línea, color, balance, énfasis, contraste, repetición, armonía, unidad, ritmo, entre otros. Todo esto permite crear composiciones perfectas a la hora de vestirse.

Y por complicado que parezca, todos lo hacemos, creamos composiciones artísticas todos los días al poner la mesa, al arreglar cajones, y al vestirnos también. Cómo lo hacemos, cómo lo haces tu? Cuando estás pensando qué ponerte, cuidas que los colores combinen, que las texturas de las prendas se vean bien, que la ropa te haga lucir mas delgada o más alta. Pues eso es justamente a lo que me refiero: todos al vestirnos tratamos de vernos lo mejor posible.

A veces las prisas, la comodidad, o el desconocimiento nos hacen ponernos lo primero que encontramos. Pero cuando tenemos un compromiso especial ya sea social, de trabajo o familia nos esmeramos porque hay gente que nos observará, porque queremos causar una buena impresión, porque en ese momento tenemos la voluntad.

Imagina que todos los días tuvieras el mejor público: tus ojos y tu espejo. Tú eres el centro de tu existencia y una manera de decirle al mundo quién eres es a través de cómo te vistes, te maquillas, te peinas.

Imagina que decidieras crear una obra de arte todos los días, que TU fueras esa obra de arte y cada elemento estuviera en armonía con quien tu eres. Eso le diría al mundo que eres una mujer que pone atención a los detalles, que eres cuidadosa, meticulosa, limpia, divertida, romántica, sexy, diferente, creativa, y muchisimias cosas más.

Pero además, esto para tí sería un proceso de observarte, de mirarte, de cuidarte, de voltear a verte. Tú eres una obra perfecta de un ser supremo, cuídala, cuídate!! Decídete y empieza ya a asumir tu valor como una delicada y valiosa pieza de arte.

Besos #Mamisconestilo

Recent Posts
Showing 2 comments
  • Rosalia
    Responder

    Muy cierto amiga y lo peor es que a veces pensamos que eso de la creatividad no se nos da, cuando realmente todo tiene un toque de creatividad. Me encantó tu artículo.

    • iliana
      Responder

      Muchas gracias!!Es un proceso de creatividad, de diversión y de amor a uno mismo

Leave a Comment